Ya sea que hablemos de la seguridad en el trabajo o la importancia de la productividad y los procesos, el mantenimiento de montacargas, patines y demás equipos de elevación que dispongamos es una constante que no puede ser dejada de lado, ya que en muchas ocasiones estos soportan turnos de hasta ocho horas al día e incluso 24 horas, según la actividad de la empresa y si realizan varios turnos de trabajo.


El mantenimiento preventivo y correctivo de montacargas garantiza su buen funcionamiento y fiabilidad, ya que su principal objetivo es evitar fallos inesperados. Mediante la revisión y reparación de montacargas se alarga su vida útil y se previene la suspensión de la actividad laboral por imprevistos.


MANTENIMIENTO PARA MONTACARGAS DE COMBUSTIÓN Y ELÉCTRICOS


Para montacargas diésel, el mantenimiento considera básicamente en el cambio de piezas consumibles ya que tienen vida útil marcada por las horas de trabajo, como los filtros (aire, combustible, aceite, agua, etc.), cambios de aceites y lubricantes. Además, se realiza una revisión visual de frenos, ruedas, cadenas y en general de todos los elementos de seguridad y de desgaste.


Para los montacargas eléctricos, el check list inicia con el correcto funcionamiento de la batería y el cargador, ya que es la fuente de alimentación de la máquina; se comprueba el nivel de electrolito (agua de la batería) y el estado de las conexiones y bornes. También se comprueba el estado de todos los motores, niveles de líquido de frenos, valvulina de las reductoras, ruedas y demás sistemas.


Otra de las ventajas del mantenimiento preventivo es la planificación. Dependiendo de las horas de trabajo de la carretilla elevadora, se aconseja revisar las máquinas periódicamente y el control de costes. Hay que tomar en cuenta que un mantenimiento planificado mejora la productividad hasta un 25%, reduce los costes un 30% y alarga la vida útil del montacargas hasta un 50%.


Recuerda que el mantener una política de prevención de riesgos y revisión de equipos te ayudará a evitar gastos innecesarios, pérdidas de producción, deficiencias en la calidad, tiempos muertos y por tanto, pérdida de beneficio.


Contacta a nuestros asesores para mayores informes.